SOBRE LAS MICROFRANQUICIAS EN EL PERÚ

Rafael Torres Morales
Asesorandina- Asesores y Consultores – Grupo Tytl

Uno de los principales contratos mercantiles con mucho éxito y trascendencia mundial en las últimas décadas ha sido sin dudas la Franquicia. No obstante, este mecanismo empresarial que ha sido utilizado por grandes y medianas empresas hoy también puede ser adaptado para las micro y pequeñas empresas que sólo necesitan de una mínima inversión para poder imitar un negocio exitoso.

El Contrato de Microfranquicia consiste en que un micro o pequeño empresario (microfranquiciante) que ha probado tener éxito en un determinado negocio, permite a otro (microfranquiciado) la explotación de su nombre comercial, signos distintivos y know-how, a fin de que el microfranquiciado pueda de forma independiente fabricar y/o comercializar los productos o prestar determinados servicios bajo una estructura igual o similar al negocio del microfranquiciante; todo ello a cambio de una

retribución económica que constituye una mínima inversión.

Como se puede apreciar, la Microfranquicia ofrece oportunidades de negocio para los micro y pequeños empresarios , beneficiando por un lado, al microfranquiciante al permitirle expandir su mercado y por otro lado, al microfranquiciado, al hacer uso de un negocio ya conocido a bajo costo. Además, a la fecha se encuentran operando en el Perú microfranquicias no sólo dentro del sector gastronómico, sino también dentro del sector textil, educativo, de servicios de transporte, etc

Es necesario señalar que el contrato de microfranquicia en el Perú no se encuentra sujeto a ningún tipo de regulación específica, teniendo los contratantes plena libertad para diseñar el marco general y específico de su contenido. No obstante, es importante indicar para que una micro o pequeña empresa opere como una microfranquicia ésta tiene que ser exitosa, debe tener un mercado potencial, capacidad de innovación de productos, capacidad para entrar de manera sencilla a mercados desconocidos y contar con una buena infraestructura.

Bajo la figura de una microfranquicia el microfranquiciado debe tener en cuenta que no necesitará efectuar grandes desembolsos de sumas de dinero para desarrollar una actividad empresarial que resulta ser próspera, pues lo que va a ser materia de imitación es justamente un micro o pequeño negocio que ha probado tener éxito con un capital e inversión sumamente reducida.